accesibilidad webenlace a Sedic
curso de autoformación

capítulo cincoRepositorios OAI: plataformas para la creación de repositorios OAI, directorios de repositorios, políticas institucionales, iniciativas

Plataformas para la creación de repositorios
Existe una amplia comunidad científica involucrada en el desarrollo de plataformas tecnológicas para la creación de repositorios open access, la utilización de una o de otra responderá a las necesidades y recursos de la institución que lo ponga en marcha. Existe una revisión bastante exhaustiva sobre software libre para repositorios publicada por el Open Society Institute (OSI) en la cual se analizan y comparan las más utilizadas como son Dspace, Eprints, Fedora, CDSware, entre otras.

La UNESCO recientemente acaba de publicar un estudio sobre implementación de repositorios donde además se aborda el tema de la preservación de los mismos (UNESCO, 2007). Todos estas plataformas tienen en común que cumplen con el protocolo OAI-PMH. De las estadísticas sacadas del directorio OpenDOAR, las dos con mayor número de instalaciones son Eprints y Dspace (Figura 1).

Figura 1. Distribución del tipo de software empleado para la creación de repositorios de entre 929 registrados en OpenDOAR.

usage of Open Access Repository Software

A continuación se muestra un breve resumen de algunas de estas plataformas y los enlaces a sus páginas web.

  1. CDS Invenio (antes CDSware). El document server software, desde 2006  llamado CDS Invenio ha sido desarrollado por el CERN ( European Organization for Nuclear Research) y es el que utiliza este centro de investigación para su propio servidor de documentos.
  2. Dspace. Desarrollado por el MIT, en colaboración con Hewlett Packard
  3. Eprints. Es el software más utilizado, hasta la fecha. Se desarrolló en la Universidad de Southamptom y la primera versión salió en el año 2000.
  4. Fedora. Esta basado en Flexible Extensible Digital Object and Repository Architecture (Fedora). El sistema esta diseñado de forma que sobre el se construyan repositorios y otros bibliotecas digitales que cumplen con el protocolo OAI-PMH. Lo han desarrollado la Universidad de Virginia y la Universidad de Cornell.

Directorios de repositorios
Además de existir un repositorio debe poder encontrarse fácilmente, para ello los directorios o listas de proveedores de datos son de gran utilidad, por eso es importante que cuando se cree un repositorio se registre en algún directorio internacional para aumentar su visibilidad y facilitar su localización. Entre los existentes señalaré aquellos más relevantes y utilizados, aunque no los únicos,  para la búsqueda  de repositorios tanto institucionales como temáticos: ROAR, Open Archives Initiative list y OpenDOAR

OpenDOAR tiene varias  herramientas muy interesantes una (Policies Tool) es la de búsqueda de los criterios o políticas seguidas por el repositorio para el uso y depósito de ficheros, reutilización de metadatos y de preservación. La otra (Opendoar Search) es una herramienta para la búsqueda a texto completo en los contenidos de los repositorios que se encuentran en su directorio y está basada en la aplicación  Google Custom Search Engine. Otra herramienta recientemente incorporada es la de creación de gráficos (OpenDOAr Charts) que permiten analizar perfiles de  repositorios por distintas variables (país, software, idioma, tipo de documento…). Y por último la Interfaz Application Programmers’ Interface (API)que es una interfaz máquina-máquina que permite lanzar peticiones contra la base de datos de OpenDOAR con respuestas en ficheros  XML).

Search of Browse for Repositories

Ejemplo de listado por países en Open DOAR

Políticas institucionales
El éxito del archivo en repositorios institucionales se basa en que éstos realmente cumplan su objetivo, ser una imagen de la producción científica de una institución. Eso se consigue con la colaboración de los propios autores y del personal vinculado a los repositorios. Las políticas sobre el requerimiento o recomendación ( “stick or carrot” en el argot inglés) pueden ejercer una influencia relevante para que el auto-archivo sea efectivo. Existen políticas o recomendaciones elaboradas desde un entorno local académico hasta las hechas a nivel gubernamental.

Uno de los pioneros en el requisito para auto-archivo de documentos   por decisión del departamento fue el  Department of Electronics & Computer Science de la Universidad de Southampton, cuyos efectos se han traducido en  un alto porcentaje de auto-archivo y menor retraso en el depósito desde su aceptación o publicación, debido a la difusión y conocimiento del significado de open access. Este mismo comportamiento se ha observado en algunos universidades de Australia, como en  la Universidad de Tasmania o la Universidad Tecnológica de Queensland (Sale, 2006).

La Wellcome Trust es una fundación privada  que financia proyectos relacionados con la salud humana y animal, en el año 2005 anunció  que en las bases de las convocatorias de proyectos a partir de 2006 se incluiría la condición  de obligado cumplimiento de hacer que las  publicaciones salidas de los mismos  estuvieran en acceso abierto en un plazo no superior a 6 meses. También en el año 2005 el NIH ( Nacional Institutes of Health) de estados Unidos  también incluía en sus condiciones una cláusula en la que instaban, pero no requerían, a sus investigadores el depósito de sus trabajos en un plazo no superior a 12 meses desde su publicación. Después de la evaluación de su cumplimiento se ha comprobado que sólo el 5 % de los casos habían cumplido con esta disposición, por ello recientemente se ha aprobado en una Comisión del Congreso Americano una modificación para que en lugar de recomendación sea un requisito. También esta pendiente de aprobación una ley (Federal Research Public Act 2006, FRPAA) por la cual las agencias federales de investigación americanas con presupuestos superiores a 100 millones de dólares deberán hacer sus publicaciones open access ( entre las cuales está el NIH).

Los Research Councils del Reino Unido igualmente en 2006  decidieron apoyar el acceso abierto a la producción científica  e invitaban a los 7 Consejos que financian la investigación en dicho país a que elaboraran sus propias políticas sobre esta recomendación, actualmente de los siete Councils, seis ya han definido su política open access, de los cuales 3 es de mandato respecto al auto-archivo.

La OCDE y la UNESCO también en 2005 hicieron sendas declaraciones en que instaban a la comunidad científica y los estados miembros a avalar el paradigma open access como vía de difusión del conocimiento y generación de desarrollo.

Por último señalaré la relativa a la Unión Europea. En enero  de  2006 la Comisión Europea publicó un informe sobre el mercado de las publicaciones científicas en Europa  y lo sometió a debate público ese mismo año, una de las recomendaciones de ese informe,  con respecto al acceso a las publicaciones científicas, era que los trabajos derivados de la investigación de proyectos europeos fueran depositados en repositorios institucionales o temáticos en un plazo no superior a 6 meses. En diciembre de 2006 y a petición de la Comisión el  EURAB (European Research Advisory Board),  elaboró otro  informe sobre la política de open access respecto a  las publicaciones científicas, y de nuevo hacía  esa misma recomendación:

“EURAB recommends that the Commission should consider mandating all researchers funded under FP7 to lodge their publications resulting from EC-funded research in an open access repository as soon as possible after publication, to be made openly accessible within 6 months atthe latest.”

Con esta documentación la Comisión publicó  un documento el 14 de febrero sobre el acceso, difusión y preservación de la información científica (coincidiendo con la Conferencia Scientific Publishing in the European Research Area Access, Dissemination and Preservation in the Digital Age celebrada en Bruselas los dias 15 y 16 de febrero de 2007) para someter al Parlamento Europeo cuyos principios y objetivos son textualmente como siguen:

….“The Community policy on research looks to maximise the socio-economic benefits of research and development for the public good. The present Communication represents an initial step within a wider policy process addressing how the scientific publication system functions and what impact it has on research excellence. It comes at a strategic moment for European research with the launch of the Seventh Framework Programme (FP7) for 2007-2013 and the forthcoming Communication on developing the European Research Area (ERA).”…..This Communication's objective is to signal the importance of and launch a policy process on (a) access to and dissemination of scientific information, and (b) strategies for the preservation of scientific information across the Union. To this end, it announces a series of measures at European level and points to the need for a continuing policy debate.

Un consorcio de organizaciones internacionales relacionadas con las publicaciones cientificas elaboró una petición formal a la Unión Europea en apoyo del open access y en demanda de la puesta en marcha las recomendaciones hechas en los informes mencionados anteriormente. La  petición fue suscrita  a través de internet  por más de 30000 firmas de ciudadanos e instituciones de toda Europa y de otras procedencias (las firmas se entregaron en la sede de la Comisión durante la citada Conferencia).

Otro proyecto del grupo SHERPA, JULIET, recoge las políticas institucionales en  favor del open access de entidades encargadas de financiar proyectos de investigación, en sus listas pueden verse las mencionadas y otras más registrada.