fondo Servicios bibliotecarios a través de Internet SEDIC
fondo
Unidad de autoformación

 
  Programa
Ayuda  
       
sección 1
  Colección electrónica
 
 
  1. Concepto de Biblioteca digital  
  2. Publicaciones electrónicas  
  3. Bibliografía  

La Biblioteca Digital es hoy día una realidad gracias a la existencia de Internet.

En este sentido la Biblioteca puede actuar de tres formas distintas:

  • Orientando el acceso de los usuario hacia los recursos en Internet
  • Digitalizando documentos, creando Bibliotecas digitales propias o apoyando iniciativas de otras instituciones o particulares
  • Sufragando el coste de acceso a los recursos electrónicos (tal y como se viene haciendo con la colección tradicional)

Generalmente son pocas las Bibliotecas que se acercan a Internet de forma virtual que no ofrezcan algún tipo o forma de acceso a documentos digitalizados, propios o ajenos. Pero si algo ha condicionada realmente la existencia de la biblioteca a través de Internet ha sido la aparición de la publicación digital.

Lo revolucionario de la edición digital ha sido su velocidad de implantación y asimilación social. La edición de textos en Internet ha pasado en muy poco tiempo de ser una posibilidad inmediata a ser una alternativa inevitable a la edición convencional. Y si esta afirmación puede cuestionarse en lo concerniente a la edición literaria o a las "monografías", en lo concerniente a la edición científico técnica es ya una realidad insoslayable. La edición electrónica ha venido a dar respuesta a las exigencias y necesidades básicas de este tipo de edición: actualización e inmediatez. No ha sido así para otro tipo de edición, donde las características de presentación formal y corrección estilística, imponn un tempo de publicación más sosegado. Para la edición científica la comunicación de resultados representa su razón de ser última e Internet se nos muestra como el medio ideal.

Este fenómeno está hoy representado fundamentalmente por el mundo de las revistas electrónicas, donde tras una etapa en la que se simultaneó la edición en papel y electrónica, pasamos a una realidad donde muchas revistas ya solo mantienen el formato electrónico, y algunas de nueva edición incluso, jamás tuvieron edición impresa.

Igualmente, en las grandes obras de referencia, han sido la facilidad física de distribución (tamaño), el desarrollo de técnicas de búsqueda automatizadas que mejoran los tiempos y resultados de las búsquedas y las posibilidades de reaprovechar la información extraída de ellas, las que ha motivado la desaparición de las versiones impresas.

Pero, además, en la red vemos hoy día proliferar todo un género de publicaciones que no tuvieron otra realidad anterior que la de ser encuadrados en lo que denominábamos "literatura gris": toda una serie de proyectos de dedican a generar y recopilar tesis, documentos de trabajo, pre-impresos, actas de congresos, etc. y otro tipo de documentos de circuitos de distribución más restringidas como patentes, memorias, informes, etc. que hoy día son mucho más accesibles gracias a su presencia digitalizada en la red.

Además, la aparición de servicios de valor añadido vinculados a estas publicaciones (DSI, foros, portales, etc.) constituyen un elemento adicional que redunda en su popularidad.

Sin embargo a esta mayor facilidad de acceso se oponen en estos momentos nuevos problemas relacionados con la propiedad intelectual. El conflicto entre la libre circulación de las ideas y los documentos y la garantía de los derechos de autor pone a las Bibliotecas en una situación especial al tener que gestionar dichos derechos para garantizar el acceso.

La consecuencia de todo esto es un cambio en la propia concepción de la colección: hay que cambiar de idea... la Biblioteca paga por acceder a la información, no por conservar el documento. Para las bibliotecas científicas y universitarias el problema es menor, pero para aquellas implicadas en la conservación del patrimonio bibliográfico es una cuestión importante.

subir

 

subir

1. Concepto de biblioteca digital

Existen diferentes terminologías que comúnmente son utilizadas de manera indistinta y confusa: biblioteca digital, biblioteca virtual, biblioteca electrónica, biblioteca híbrida.

  • Biblioteca electrónica es aquella que cuenta con sistemas de automatización que le permiten una ágil y correcta administración de los materiales que resguarda, principalmente en papel. Así mismo, cuenta con sistemas de telecomunicaciones que le permitirán acceder a su información, en formato electrónico, de manera remota o local. Proporciona principalmente catálogos y listas de las colecciones que se encuentran físicamente dentro de un edificio.
  • Biblioteca virtual, es aquella que hace uso de la realidad virtual para mostrar una interfaz y emular un ambiente que sitúe al usuario dentro de una biblioteca tradicional. Hace uso de la más alta tecnología multimedia y puede guiar al usuario a través de diferentes sistemas para encontrar colecciones en diferentes sitios, conectados a través de sistemas de telecomunicaciones.
    Pero por extensión, muchos autores consideran virtual a aquella Biblioteca que se acerca "virtualmente" al usuario, es decir, aquella que presta servicios a través de la red al usuario, sin necesidad de que este se acerque físicamente a la Biblioteca.
  • Biblioteca digital, es un repositorio de acervos y contenidos digitalizados, almacenados en diferentes formatos electrónicos por lo que el original en papel, en caso de existir, pierde supremacía. Generalmente, son bibliotecas pequeñas y especializadas, con colecciones limitadas a sólo algunos temas o a determinadas características (fondo histórico) bibliotecas universitarias que se generan a partir de las colecciones suscritas a distribuidores o de la digitalización de la documentación generada por la institución. En este tipo de biblioteca es en la concentraremos este apartado. Pero también hay proyectos de mayor envergadura, incluso internacional, a los que se denomina Biblioteca digital.
  • Biblioteca híbrida, por último es aquella en la que conviven la biblioteca tradicional o física y la virtual o digital y que por lo tanto ha de orientar la gestión de fondos y servicios a los dos ámbitos. Es el caso de la mayoría de las Bibliotecas en la actualidad.

En la actualidad "digital" hace referencia a la composición o estructura de los documentos, y, por extensión, a las bibliotecas que los contienen, mientras que "virtual" se refiere a la accesibilidad de los documentos y los servicios.

Existen diferentes definiciones de qué es una Biblioteca Digital, en su concepto más simple, una biblioteca digital es un espacio en donde la información es almacenada y procesada en formato digital.

  "Las Bibliotecas Digitales son organizaciones que proveen los recursos, incluyendo personal especializado, para seleccionar, estructurar, distribuir, controlar el acceso, conservar la integridad y asegurar la persistencia a través del tiempo de colecciones de trabajos digitales que estén fácil y económicamente disponibles para usarse por una comunidad definida o para un conjunto de comunidades."

La realidad nos muestra que, en la mayoría de los casos, la biblioteca digital convive con la biblioteca tradicional, analógica o en papel. La tendencia actual parece dirigirse hacia la complementariedad: una colección impresa para aquellos documentos de más uso, dejando el medio digital para documentos de uso más puntual y referencia. De ahí que lo digital se haya impuesto especialmente en el acceso a revistas y obras de referencia.

En general suponen la presencia de documentos digitalizados cuya consulta se realiza a través de Internet, sin limitaciones de horario, tipo de usuario o lugar. Peor no infrecuentemente vemos ejemplos en la red de denominadas "bibliotecas digitales" que no son más que tradicionales accesos a servicios de bases de datos (la mayoría de ellas referenciales) o a recopilaciones de recursos en la red gratuitos.

La realidad es que en la mayoría de los casos en estas bibliotecas conviven multitud de revistas, tutoriales y periódicos electrónicos, bases de datos, obras de referencia on-line, libros digitalizados, literatura gris de muy diverso tipo, simples documentos html...

En el entorno actual, el impacto tecnológico genera un ámbito muy diferente de actuación en donde el usuario necesita obtener información sin límites espaciales ni temporales y necesita poder acceder a esta información de forma completamente autónoma.

subir

 

subir

 

Esto obliga a la Biblioteca a integrar todo tipo de recursos de información en una interfaz única y a proporcionar servicios a distancia : una biblioteca electrónica capaz de proporcionar a cualquier usuario el acceso más conveniente, más amigable, más potente y más directo a los recursos de conocimiento que posee la biblioteca, tales como:

  • el catálogo de la Biblioteca cuyo contenido se enriquezca con sumarios, resúmenes, reproducciones de cubiertas, etc.
  • los catálogos de otras bibliotecas
  • sitios Webs de interés
  • libros y revistas electrónicos
  • colecciones digitales
  • documentos audiovisuales
  • fuentes y colecciones bibliográficas
  • bases de datos
  • documentación de apoyo / elaborado por la docencia

2. Publicaciones electrónicas

El documento digital ha supuesto enfatizar uno de sus componentes, el mensaje y minusvalorar otro, el soporte. ya no se habla de documentos, sino de recursos. A los usuarios no les preocupa demasiado los medios por los que accede a la información, sino la facilidad para conseguirla.

La incorporación de estos supone, además, no sólo un cambio de soporte, sino de canal, código y de organización de la información. Los documentos digitales generan una nueva manea de organizar y transmitir la información, condicionando el "proceso documental"

  • Cobrará gran relevancia el proceso de selección de la información, incidiendo más en la calidad que en la cantidad.
  • La propia biblioteca se convierte en productora de documentos, dada la facilidad de la edición Web.
  • La biblioteca perderá su carecer patrimonialista: mucha información se alquila en lugar de comprarla, convirtiéndose en una "gestora" de licencias.

Varios problemas se plantean:

  • Permanencia de la información electrónica, inestabilidad de la localización de los documentos
  • Inestabilidad de contenidos y formatos
  • Problemas legales de su uso : propiedad intelectual
  • Calidad de la información en Internet dada la falta de control en la publicación Web.

El documento digital no solo introduce modificaciones en el proceso y gestión de la colección de una Biblioteca, sino que además ha de coordinarse con la gestión de la otra parte de la colección, la tradicional.

Desde el punto de vista de la adquisición de estos fondos, los recursos pueden ser:

  • Comerciales, especialmente bases de datos y revistas electrónicas, aunque cada vez son más frecuentes los libros electrónicos y colecciones de literatura gris. Los productores de estos documentos ya los dotan de una organización y un sistema de recuperación propio que facilita su uso. Para la Biblioteca el problema no es otro que integrar su consulta con el resto de instrumentos de información de los que dispone. Sistemas como SFX o CrossRef facilitan la tendencia a unificar todos los recursos en uno o al menos a establecer conexiones entre ellos.
  • Gratuitos, que generalmente agrupan una tipología de documentos de muy diverso origen y condición. Pueden estar creados por la institución de la que forma parte la Biblioteca o de producción externa, y se encuentran en formatos diversos. La información tradicional o más frecuente en la Web suele ser en HTML, pero habitualmente los documentos como tales adoptan un formato PDF. Su gratuidad y accesibilidad, así como el valor de esta información, hace que ninguna biblioteca pueda sustraerse a tratar con ellos, pero la facilidad de publicación en la Web general muchas dudas sobre su autoría y calidad. Al no existir una entidad que lo controle (caso de las comerciales), la biblioteca precisa aplicar criterios estrictos de selección y análisis

Esto afecta a la forma de acceso a los recursos Web. En la actualidad se está resolviendo de tres formas diferentes, dependiendo del volumen de la documentación y de la propia filosofía de la gestión de la colección que desarrolle el centro.

subir

 

subir

 

  • Elaboración de guías de recursos. A modo de listado de direcciones organizadas temática o alfabéticamente. Aconsejable cuando el nº de recursos es limitado.
  • Creación de bases de datos de recursos. Elaborando referencias de los recursos Web y gestionándolas con un programa de gestión de bases de datos que facilite su recuperación para integrar un recurso nuevo e independiente. Acostumbran a tener más prestaciones, especialmente adaptadas a las peculiaridades de los recursos digitales.
  • Integración en otros instrumentos de recuperación (OPACs). Elaborando referencias de los recursos Web según las normas de descripción documental y formatos de almacenamiento utilizados para el resto de los documentos e integrándolas en un solo instrumento junto a la colección analógica. Facilita una gestión de la colección uniforme y a la larga parece ser que es el mejor modelo siempre que apliquemos criterios de evaluación y una política de revisión constante para paliar uno de sus mayores inconvenientes: la inestabilidad de mucha información Web.

Respecto a la selección, la situación actual se caracteriza por la explosión del nº de documentos digitales publicados, paralelo al crecimiento de los costes de adquisición (ya pasaron los tiempos en los que las editoriales cedían las versiones electrónicas a la vez que se adquirían las de papel, o directamente, para ir sondeando el mercado y promocionando los nuevos recursos).

Deben desarrollarse nuevos mecanismos de evaluación para poder discernir en esta masa de documentos cada vez mayor aquellos que cumplen unos criterios de calidad y estabilidad y que responden a las necesidades de nuestros usuarios. La gratuidad nunca debe ser un criterio que se imponga a otros.

La adquisición cooperativa dentro de redes o consorcios se presenta como una buena solución para reducir costos y mejorar la gestión, de forma que se cambia el concepto de "propiedad" de los documentos por el de "acceso" a la información.

Las formas de adquisición también han cambiado y ahora están condicionadas por el sistema de "licencias" (accesos simultáneos) y "campus" (comunidad potencial)

El propio procedimiento de adquisición se ha visto afectado: las desideratas basadas en formularios agilizan el proceso de solicitud; Internet es a la vez un excelente medio para obtener información bibliográfica y realizar todas las tareas de facturación. Los sistemas de pago electrónico (EDI) han reforzado estos procedimientos. En general se puede llegar a mejorar los vínculos con los distribuidores, ya que casi todos ellos ya se encuentran y dan servicio por la Red.

Por último, el proceso técnico se ha visto readaptado y mejorado. La adaptación de las normas de descripción y formatos, así como el desarrollo de nuevos sistemas de identificación de "objetos" electrónicos ha contribuido a integrar las colecciones analógicas y digitales. El acceso a instrumentos de trabajo (normas de descripción, formatos, tesauros, listas, ontologías, etc.) es hoy día más fácil gracias a la red, así como ha afectado desde la posibilidad de consulta entre centros hasta la captura de registros (z39.50) y a las nuevas posibilidades que se abren para la catalogación compartida.

Así mismo, se ven profundamente afectados servicios como los de Referencia (que ahora se convierte en la puerta de entrada y saida de la Biblioteca hacia Internet) como al acceso al documento (el documento digital está cuestionando todos los modelos y procedimientos tanto de la circulación como del préstamo interbibliotecario).

Pero es en la gestión de la colección donde los cambios se están produciendo de forma más decisiva. Cada vez más la tendencia es a no disponer de un fondo permanente pensado para atender hipotéticas peticiones de los usuarios (modelo "just in case") sino ir aun modelo donde el fondo se va constituyendo según las peticiones efectivas de los usuarios (modelo "just in time")

-

Biblioteca Digital de Cataluña / CBUC
http://www.cbuc.es/castella/5digital/5mcdigital.htm La Biblioteca Digital de Catalunya (BDC) es un compendio de información electrónica (revistas, bases de datos y libros electrónicos), suscrita conjuntamente por todos los miembros del CBUC y consultable desde cualquier punto autorizado de la red mediante control de dirección IP. Parte de esta información (las bases de datos catalanas) está abierta al público en general.

Los recursos electrónicos de la BDC son seleccionados de forma conjunta en función de unos criterios de interés común a los consorciados, que incluyen aspectos como la mejora en la calidad de acceso y en las condiciones económicas. El objetivo es ofrecer un conjunto nuclear de información electrónica interdisciplinar, dirigido a toda la comunidad universitaria e investigadora de Catalunya, con independencia del lugar desde el cual estas personas desarrollen su actividad.

Estos productos están relacionados a través de enlaces con el resto de recursos del CBUC: el CCUC y la Base de datos de sumarios.

La BDC inició sus actividades en 1999, y desde entonces se han suscrito diversos recursos electrónicos. A fecha de Junio de 2004 se encuentran disponibles: 5.700 revistas electrónicas, 1.750 libros electrónicos, 28 bases de datos contratadas y 20 bases de datos catalanas

subir

 

subir

3. Bibliografía

  - AKEROYD, J. La Administración del Cambio en las Bibliotecas Electrónicas. http://www.ifla.org/IV/ifla66/papers/037-110s.htm  
  - BAIGET, T. Hosts y bases de datos en la era Web. El profesional de la información, Vol. 10: Num. 3 (2001)  
  - JAQUES, C. ; LOSADA, M. Elaboración de guías temáticas en el web en la biblioteca de la Universitat Pompeu Fabra. El Profesional de la Información. Volume 14, Number 1 / February 2005. pp. 67 - 69  
  - MERLO VEGA, J.A. Bibliotecas digitales (I): colecciones de libros de acceso públic. http://exlibris.usal.es/merlo/escritos/redcbd1.htm  
  - MERLO VEGA, J.A. Bibliotecas digitales (II): directorios de recurso. http://exlibris.usal.es/merlo/escritos/redcbd2.htm  
  - RAMÍREZ ESCÁRCEGA, ANÍBAL . Desarrollo de colecciones en las ciberbibliotecas. Biblios 2000 1 (3)1223  
  -

SÁNCHEZ DÍAZ, M. ; VEGA VALDÉS, J. C. Bibliotecas electrónicas, digitales y virtuales: tres entidades por definir. http://www.bvs.sld.cu/revistas/aci/vol10_6_02/aci05602.htm

 
  -

TARDÓN. E. Los sistemas de información bibliotecarios digitales: elementos, estándares y tendencias. http:// www.ucm.es/BUCM/jornadas/ recursos_e_2004/2004_10_tardon.ppt. http://www.ucm.es/BUCM/jornadas/recursos_e_2004/2004_10_arana.pdf

 

subir

 

subir

   
 
  Atrás atrás continuar Continuar  
   
 
Autorizada la reproducción citando la fuente: Julio Macías González. Unidad de Autoformación. SEDIC 2005