La pérdida de Emilia Currás el 29  de marzo de 2020 es una noticia muy triste para SEDIC. Emilia Currás fue la persona que impulsó la creación de la Sociedad Española de Documentación e Información, porque ella como mujer venida de la ciencia, ya que era licenciada en Ciencias Química, creía más oportuno el término “sociedad” en lugar de “asociación” y creía necesaria también la palabra “científica” porque esta profesión requería una organización metódica.

Ya en 1972, recién llegada de Alemania, empezó a mover los hilos para generar un colectivo de documentalistas que trabajara unido, que impulsara una formación adecuada, que defendiera a la profesión, que organizara congresos y difundiera su labor en publicaciones. Leyendo el sincero y aclarador artículo  de Emilia “Glorias y miserias de los primeros años de SEDIC”[i], se puede comprobar que gracias a su decisión, su trabajo perseverante y su gran visión logró sentar las bases de lo que es SEDIC actualmente. Incluso habla de proyectos que no pudo llevar a cabo como las tertulias informales, y  que ahora disfrutamos las socias y socios en nuestros Encuentros SEDIC a los que ella desgraciadamente ya no pudo asistir por problemas de salud.

Después de diversos avatares hasta la constitución de la Sociedad, estuvo trabajando con ahínco durante 13 años en sus juntas directivas, con diferentes cargos, hasta que llegó el momento de ostentar el merecido puesto de presidenta.  Dejó un buen legado: proyectos en marcha, las arcas saneadas y una entidad profesional con prestigio nacional e internacional. Fue también durante su mandato cuando se impulsó la creación de FESEABIC, antecesora de la FESABID actual.

Autora de numerosas publicaciones, queremos destacar Tesauros. Manual de construcción y uso, imprescindible guía en las tareas de documentalista para muchos de nosotros. Imaginamos a doña Emilia como nos describe a Calímaco, Irene Vallejo en su libro  El infinito en un junco[ii]: ”soñaría con salvar del olvido todos los pequeños mundos encapsulados en el interior de los libros incluso los más recónditos, y de ahí extrajo fuerzas y paciencia para ese inmenso esfuerzo”.

En las XV Jornada de Gestión de la Información de SEDIC en noviembre de 2013 le hicimos un pequeño homenaje nombrándola socia de honor, que ella agradeció públicamente tanto en el acto como en una entrevista que la hicimos en nuestra revista Clip de SEDIC[iii]. Y realmente era un honor tenerla en nuestra Sociedad, siempre asistiendo impecablemente arreglada a las asambleas anuales, donde no dudaba en dar abiertamente su opinión.

Su legado, esfuerzo y tesón quedarán por siempre en nuestra memoria. Descanse en paz.

[i] Currás, E. (1992). Glorias y miserias de los primeros años de SEDIC. Documentación De Las Ciencias De La Información15, 131. https://revistas.ucm.es/index.php/DCIN/article/view/DCIN9292110131A

[ii] Vallejo, I. (2019) El infinito en un junco.  Editorial Siruela. p. 152

[iii]  San José, B. y Morales, C. (2013) Entrevista Dña. Emilia Currás. Clip nº 68. https://clip.sedic.es/article/entrevista-dna-emilia-curras/