Ante la gravedad de la situación sanitaria que estamos atravesando, desde la Sociedad Española de Documentación e Información apoyamos el comunicado de FESABID en el que recomiendan a todas las administraciones locales y autonómicas y titulares de entidades culturales, a suspender el trabajo presencial de todo el personal vinculado a las bibliotecas, archivos y museos, y permitir la realización de teletrabajo.

La estructura de funcionamiento de la mayoría de las redes permite, con una conexión a internet, que los profesionales de nuestro sector puedan realizar en remoto cualquier tipo de trabajo técnico, como catalogación de fondos y depuración de la base de datos, realización de estadísticas, así como otras tareas que se están desarrollando en estos momentos tales como la redacción o corrección de normas de funcionamiento.

Consideramos que no es necesario mantener al personal de archivos, bibliotecas y centros de documentación expuesto a posibles contagios. Asimismo, apoyamos que se supriman todo tipo de servicios o actividades que necesiten del contacto directo con usuarios, en el caso de las bibliotecas, cualquier tipo de servicio de préstamo domiciliario de fondos físicos.

La automatización de los trabajos, el acceso a servicios digitales y las iniciativas que están surgiendo en las redes, permiten que la mayor parte de los servicios se sigan prestando, sin riesgo para los profesionales y para los ciudadanos.